domingo, mayo 04, 2014

El Caso de las Profecías de 1967

El tema de la precognición y las profecías es uno de esos temas metafísicos que siempre me ha interesado. Es decir, la cuestión de la realidad (o no) de esa aparente capacidad de algunas personas de poder 'ver' o predecir eventos en el futuro cercano o lejano, ya sean predicciones psíquicas a corto plazo o dramáticas revelaciones globales al estilo de los profetas de la antigüedad o de la actualidad.

Aunque soy físico de profesión y siempre trato de buscar una explicación física para esos fenómenos comunmente considerados anómalos o paranormales, pienso que en estos casos lo mejor es comenzar con las evidencias empíricas que tenemos, dejando los argumentos teóricos y debates filosóficos para después. Por eso he querido contar esta historia personal que de cierta forma sería la continuación de otras historias anteriores sobre los médiums y la lotería, o sobre los médiums y sus guías, de la cual fui testigo y aun conservo su documentación. El caso también ilustra cómo en la práctica se produce el fenómeno psíquico de la precognición en personas que son médiums.

Me crié en una familia católica donde también se estudiaba y practicaba la filosofía de Allan Kardec, comúnmente conocida como Espiritismo Kardeciano o Kardecismo, y gracias a esto en mi casa a veces se reunían personas que eran médiums, es decir, personas con excepcionales facultades psíquicas que les permitían bajo ciertas condiciones servir como medio o canal de comunicación con entidades del mundo espiritual, ya sean espíritus familiares o personas fallecidas, o guías espirituales avanzados, o quizás hasta con ángeles u otros seres espirituales superiores, según se cree en el Kardecismo.

Dentro de esa práctica kardeciana existía la tradición de hacer reuniones de mediumnidad alrededor de la Navidad donde, si las condiciones eran propicias, se esperaba recibir algunas profecías para el siguiente año, las cuales luego se compartían entre familares y personas interesadas en el tema. Recuerdo que mi padre, quien normalmente era muy escéptico del valor de esas profecías, no parecía muy interesado en participar en esas reuniones porque argumentaba (con razón) que la mayoría de esas profecías eran ambiguas y abiertas (no acotadas en el tiempo) o demasiado generales como para poder decir que realmente se estaba prediciendo algo nuevo que no fuera de conocimiento común, sobre todo cuando las profecías eran sobre guerras o cataclismos naturales (que siempre han ocurrido y ocurren) o simplemente porque para nosotros resultaría casi imposible encontrar la información que pudiera verificar o falsificar la profecía si se trataba sobre algún evento en otro país, ya que en esos tiempos Cuba se encontraba prácticamente aislada del mundo desde el punto de vista informático. Esto fue así hasta que se dieron las profecías de 1967.

El día que se hizo la reunión a finales de 1966 habían cuatro personas sentadas alrededor de la mesa en el comedor de nuestra casa: mi madre, mi padre, mi tío Rodolfito de quien he hablado otras veces y que estaba de visita ese día, y yo que aunque niño ya tenía la suficiente madurez para entender qué se estaba haciendo allí. Fue mi padre quien en un momento le preguntó a Rodolfito si él creía que esta vez podría recibir 'algo bueno'. Rodolfito, que era reconocido como médium psicógrafo o de escritura automática, dijo que con gusto trataría. Mi padre le dio una hoja de papel y una pluma. Rodolfito entonces cerró los ojos, hizo un breve ejercicio de respiración para propiciar la relajación física y mental, para luego caer en un estado de trance, como era normal para él, comenzando entonces a escribir fluidamente una comunicación de dos páginas titulada Profecías para el 1967. Lo sorprendente en este caso fue el carácter tan específico que tenían varias de las profecías, al punto de captar la atención de mi padre y por primera vez motivarlo a la tarea de tratar de comprobar su cumplimiento siguiendo las noticias internacionales que se podían escuchar en la radio de onda corta y en los diarios que se publicaban entonces; tarea que duró todo el año.

Otro aspecto que hacían estas profecías diferentes, con relación a otras recibidas en años anteriores por el propio Rodolfito, era la firma del comunicador y la energía de la comunicación. El firmante de la comunicación en este caso se identifica como "el hermano espiritual del gran poder de Jesucristo", lo cual es significativo porque las comunicaciones de Rodolfito nunca antes habían sido firmadas por alguien que dijera estar directamente relacionado con Jesucristo. Es decir, que aunque casi siempre en las comunicaciones se mencionaba a Dios, el Padre Todopoderoso, el Omnipotente, o la Providencia, en el texto de la comunicación, nunca antes en la firma se había mencionado a Jesucristo ni alguna otra figura religiosa tan importante.

La firma por supuesto no demuestra nada por si sola, ya que resulta imposible comprobar la autenticidad de la misma, a no ser que se pudiera someter a la fuente firmante a algún tipo de interrogatorio para determinar su identidad. Lo cual a veces se ha hecho y se hace, de ahí el consejo en la primera epístola de Juan en el Nuevo Testamento sobre "probad los espíritus para ver si son de Dios" [1 Juan 4:1] pero los Espiritistas Kardecianos saben muy bien lo impráctico de semejante tarea y la posibilidad real que existe de ser engañados al tomar la firma de un documento como cierta sin más verificación; por eso se le presta más atención al contenido y al carácter de la comunicación que a su firma. No obstante, el punto es que en el caso de Rodolfito esta firma era algo singular y notable.

Por otra parte la energía de la comunicación se refiere a lo que el médium siente mientras recibe la comunicación y la impresión que ésta deja en el médium cuando termina. Según explican los médiums, estas energías se pueden sentir muy diferentemente, desde ´muy bajas energías´ que drenan al médium de la suya y le pueden causar serios problemas de salud física o mental (por lo cual los Espiritistas Kardecinaos tienen reglas muy estrictas sobre la práctica de la mediumnidad y el entrenamiento de los mediums) hasta ´muy altas energías´ que pueden producir un estado como de éxtasis místico o religioso en el médium. Por eso siempre se acostumbraba a preguntarle al médium qué sintió durante la comunicación. En este caso cuando se le preguntó a Rodolfito él dijo que sintió como que venía de un espíritu muy elevado. Y eso también era algo singular y notable en su caso.

De entre todas las profecías que se dieron en un total de 17 párrafos [ver fotocopia y transcripción al final de esta página] hubo una que captó la atención de todos los que la leyeron en ese momento y más tarde. La profecía en cuestión decía así:


  • Pérdida de dos o tres astronautas por pérdida del conocimiento o asfixia.


La razón por la que esta profecía en particular fuera tan intrigante no es difícil de entender. Se trataba de los inicios de las exploraciones espaciales, una nueva y fascinante fase en la historia de la humanidad, y en aquellos tiempos de guerra fría había una fuerte competencia entre rusos y americanos alrededor de la conquista del espacio. También resultaba curioso que la profecía no precisara si se trataba de dos o tres personas, ni tampoco mencionara el país donde ocurriría. Quizás por eso algunos al leerla se preguntaban si la profecía se refería a los rusos o los americanos, y recuerdo que alguien que conocía del tema dijo que debía ser sobre los americanos porque se hablaba de ‘astronautas’, no de ´cosmonautas´ que es como se les llamaba a los exploradores rusos del espacio.

Desafortunadamente así fue. La profecía se cumplió en Enero 27 de 1967 durante una prueba de lanzamiento en preparación de la misión Apolo 1. Los astronautas que fallecieron fueron Gus Grissom, Edward White y Roger Chaffee. Lo que ocurrió según explicó la NASA fue lo siguiente: Durante la secuencia de lanzamiento la cabina se llenó con oxígeno puro como parte del sistema de control de ambiente. Una chispa causada por una falla eléctrica inició un incendio en la cabina. El fuego rápidamente se extendió en la atmósfera de oxígeno puro, sofocando a los tres miembros de la tripulación por inhalación del humo. Luego del accidente la NASA oficialmente retiró el nombre Apolo 1 del programa espacial. El análisis post mortem llevó a un rediseño total de la cabina y la reingeniería de los procesos de manufactura y lanzamiento, lo cual permitió el éxito de las futuras misiones Apolo, las cuales eventualmente llevaron los primeros hombres a la luna durante la misión del Apolo 11 en el año 1969.

Usando una analogía deportiva cotidiana para evaluar la calidad de la comunicación, esta clase de predicción tan precisa y acertada sería como una canasta de tres puntos en el baloncesto o un jonrón con bases llenas en el béisbol. Un hit excepcional que no se puede descartar como simple 'casualidad' o 'chance'. Un evento muy emotivo que nos dice que algo muy real y profundo se está manifestando a través del médium.

Por otra parte también es interesante y sugestivo que no todas las profecías se cumplieron. Por ejemplo, una de las más dramáticas profecías en la comunicación decía:


  • Se formará una guerra China Soviética y morirán millones de seres entre ambas por varios años cambiando el sistema.


Esto no ocurrió como se predijo, y aunque sí ocurrió cierto conflicto fronterizo sino-soviético que culminó en 1969, esto no aconteció en la magnitud de la profecía ni tampoco cambió el sistema. Por lo que uno se pregunta, si en verdad la fuente de la comunicación es tan elevada y puede ver eventos futuros con tanta precisión y hacer predicciones tan acertadas, como la pérdida de los astronautas por asfixia, cómo entonces se equivoca en un evento de tal magnitud como sería una guerra entre dos potencias nucleares.

Quizás la buena voluntad de los hombres o la Providencia al final evitaron que dicho conflicto escalara a niveles apocalípticos. O quizás sea porque como la propia comunicación al final explica, habría que esperar por "el gran Omnipotente que será el que dé el veredicto".

O quizás, especulando como físico que soy, la razón es que el comunicador, aun siendo un ser espiritual muy elevado, solo podía ver probabilidades dadas por una Función de Onda que físicamente no se realizan hasta que se haga la correspondiente medición consciente por consenso según las interpretaciones actuales de la mecánica cuántica. O tal vez sea porque en efecto los seres humanos de la tierra tenemos libre albedrío para evitar guerras y mucho más.

En cualquier caso esto siempre me ha dado esperanza; saber que nuestro destino no está totalmente ´escrito en piedra´ y realmente podemos decidir y cambiar nuestro futuro.

FOTOCOPIA (haga clic en la foto para ampliarla):



TRANSCRIPCIÓN:

PROFECIAS PARA EL 1967

Buenas noches hermano para todos los seres de la tierra.

Lanzando una vista ante el panorama del mundo voy a dictarte algunos detalles del mismo, o sea cosas que vemos para algunas profecías del año 1967.

Terminará la guerra en Asia o tendrán un arreglo condicional.

África, seguirán luchando por otras guerras por ayuda de otras potencias.

Europa, morirá un gran jefe de las causas de las injusticias.

Se formará una guerra China Soviética y morirán millones de seres entre ambas por varios años cambiando el  sistema.

Muerte de un presidente, muerte de otro gobernante en Egipto, muerte de otro diplomático en Rusia, muerte de otro argelino gobernante.

América, grandes evoluciones en la misma, muerte de un arzobispo, muerte de varios senadores, un representante, un presidente.

Pérdida de dos o tres astronautas por pérdida del conocimiento o asfixia.

Caída de una de las más crueles y malvadas dictaduras y nuevos cambios y evoluciones en el país.

Descarrilamiento de un tren de pasajeros con grandes pérdida de vida.

Ciclones con grandes intensidades en las Antillas menores.

Un nuevo invento de un cubano.

En Francia también morirá un alto dirigente.

América, destrucción parcial por un incendio de una población por causas dinamitadas.

Pérdida de dos barcos en el mar o Golfo de México.

Inglaterra, pérdida de dos aviones y muerte de pasajeros.

Hasta aquí algunos de los sucesos de más importancia que vemos según la visión espiritual.

También algunos temblores de tierra o terremotos, etc.

Esto como es natural puede haber algo más o menos, pero es tomado del panorama del mundo.

No queda más remedio que creer en el gran Omnipotente que será el que dé el veredicto.

Este tema ha sido tomado de los problemas que se relacionan con las evoluciones espirituales del mundo, unos  nacen y otros mueren o se transforman para seguir la marcha del infinito, pero con todo esto le deseamos a todos muchas luces espirituales con tranquilidades materiales. Pues son cosas que serán necesarias para las leyes de Dios y tenían que presentarse para sus evoluciones.

Me voy a ir retirando en el nombre del Padre Todopoderoso y en el mío mismo.

Soy el hermano espiritual del gran poder de Jesucristo. Amén.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.